domingo, 29 de mayo de 2011

Tus palabras son mentiras.
No te engañes en un mundo de ironías…
Sino en las realidades de la vida.

Por la boca sales
pero del corazón no naces.

A mis oídos llegas
pero ahí te quedas.

Sólo cuando la verdad llegue a reinar
los adentros de mi razonar...
Quedaré libre de toda agonía existencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario