domingo, 29 de mayo de 2011

Muéstrame el reflejo que deslumbró perplejo el rostro de aquellos quienes  no lo entendieron.

Líbrame de la figura espantosa que se mostro piadosa cuando mi alma se escapó de mi cuerpo sigilosa.

Perdonad a este rostro cauteloso que se limita a ser siempre valeroso ante aquellos que lo desconocen y sienten 

No hay comentarios:

Publicar un comentario