domingo, 29 de mayo de 2011

Déjame amarte a pesar de que haya veces en las que parezca querer rechazarte.
Aquí me hallo en una lucha constante que se equilibra en un contradictorio balance.

Mi propósito es el mismo, mi voluntad la tuya.

Cómo puedo corresponderte si aquí sólo me abstengo a desobedecerte.

Mi deseo se comprime cuando en este mundo vive.

Cómo dejar este mundo que me aferra sin en el mantengo mi espera.

No dejes que me olvide de tu amor...
No dejes apagar la llama que en mi en su día se encendió.

Ya que bien sabes que así no lo quiero...
Ya que bien sabes que mi alma quedaría en velo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario