domingo, 29 de mayo de 2011

El dulce caminar.

Aquí encuentro en tu leve sonar,  las maravillas de este bello tu hogar,
que con el lleva penas y alegrías que algún día deposité para a ti te las brindar.

Fluye la vida que en continuo movimiento está.

Iluminándome con un pequeño rayo solar me muestras las aguas que
 en su transcurso están....

Al igual que ellas yo mi transcurso debo continuar sin estancarme en ningún remoto lugar porque
los ríos son el camino por el cual nos hemos de guiar, ya que
no hay más bonito lugar que en el que en ti la paz puedas encontrar.

Observando el camino por el cual me he dejado llevar me animo con él
 a su constante caminar.

Observando una vez más este río de paz encuentro en él su grandeza espiritual.

Se ha llenado buena parte de mi caminar
viéndolo con más fuerza y vitalidad.

Ahora sé que nadie puede interrumpir esta paz que me llena de alegría y felicidad
cuando te encuentro en mi leve caminar...

En tus ríos encuentro el camino por el cual me he dejado llevar.
Y tu huella es la señal que me ha de guiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario