domingo, 29 de mayo de 2011

Qué difícil es entender la vida al revés.

Qué difícil es saber lo que esta mal y lo que está bien.

Qué difícil es resignarte a lo que ves.

Qué difícil es expresarte desde tu mismo ser.

Qué difícil es desconfiar y temer.

Qué difícil es saber que camino escoger.

Qué difícil es no creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario