domingo, 29 de mayo de 2011

Perdida entre calles se esconde una herida que abarca la pena y la melancolía.

De ella escapó un suspiro de amor que aclamó al dolor con un llanto de desesperación.


Y este llamó a la puerta de mi corazón buscando la llave que abra en mi rostro una sonrisa para vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario