domingo, 29 de mayo de 2011

Paciencia, nadie como yo conoce de tu existencia.

Te presentaste oculta entre apariencias por eso te tuve que buscar en la experiencia.

 Nunca esperaste por mí siempre fui yo quien te perseguí.

Y aun ahora siento que desde el momento en que te conocí de por vida estaré aferrada a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario